La odisea de Babin por el Sporting

La odisea de Babin por el Sporting

El defensa tiene el próximo miércoles un partido con la selección de Martinica de la Liga de Naciones de la Concacaf | El central recorrerá 16.615 kilómetros en seis días para no perderse la cita de Riazor y la visita del Numancia

JAVIER BARRIOGIJÓN.

Una de las situaciones que ha provocado una mayor satisfacción este verano en las oficinas de Mareo es el reenganche de Jean-Sylvain Babin (Corbeil-Essonnes, Francia, 1986). Tuvo mucho que ver en ello la cintura de Miguel Torrecilla, pero sobre todo la complicidad que encontró el internacional con Martinica con Rubén Baraja. Desde el primer día el técnico le hizo ver su relevancia en el proyecto, remachada ahora con sus números: tres partidos como titular en los que ha estado impecable. Certero y eficaz en todas sus acciones, coronando un sólido entramado defensivo que no ha concedido ni la hora a los delanteros rivales en los dos últimos partidos. Mariño apenas ha tenido que realizar seis paradas.

El compromiso que manifiesta en esta segunda etapa en el Sporting, con una comunicación total con el club, trasciende del balón. Está cinco kilos por debajo del peso que tenía la temporada pasada. Nunca antes había presentado un físico tan afilado. Ejerce de traductor para muchos de sus nuevos compañeros y tuvo una gran influencia en el fichaje de Blackman este verano. Y luego está el capítulo de su selección. Babin siempre consideró a Martinica, donde tiene sus raíces, una parte fundamental y prioritaria de su carrera. Con todo, el central ha diseñado este año una ambiciosa agenda en la que ha dado prioridad total al conjunto rojiblanco. Ya ha anunciado que no va a perderse los dos partidos frente al Oviedo, aunque el calendario de su selección anuncia cita cuando al Sporting le toque viajar al Tartiere.

La semana que viene tiene más miga, con la convocatoria de Martinica para el encuentro que disputará el próximo miércoles frente a las Islas Vírgenes en la ciudad caribeña de Fort-de-France. El encuentro se enmarca dentro de la Liga de Naciones de la Concacaf. Babin participará en el choque, pero priorizando los dos encuentros del Sporting en su plan de vuelo, algo que ya dejó acordado con el club y con el propio Baraja. El defensa, que no quiere perderse el viaje a Riazor, ni tampoco el choque ante el Numancia en El Molinón, recorrerá 16.615 kilómetros en apenas seis días, incluyendo el trayecto Gijón-La Coruña, ida y vuelta.

La ruta a Fort-de-France

Babin participará el domingo en el encuentro de Riazor (20.45 horas) y el lunes emprenderá ya su viaje hacia Martinica. No está muy claro todavía cómo coordinará todo el desplazamiento, pero su deseo de participar en el encuentro de La Coruña le dejará con muy poco margen de maniobra, sin posibilidad de tomar vuelos más directos, obligándole a coger algún enlace, con lo que llegará a su destino sin demasiado margen. La previsión es que a primera hora vuele de Asturias a París, con alguna escala de por medio en Madrid o Barcelona, y que desde la capital de Francia enganche ya el viaje directo hacia Fort-de-France (Martinica). Llegará a su destino con el tiempo justo para preparar el encuentro con sus compañeros de selección. Tras el choque, el defensa iniciará el viaje de vuelta, con la intención de llegar el jueves a media tarde a París. Y desde ahí, a través de alguna escala, volverá a Gijón con margen para la preparación del choque del domingo ante el Numancia, que, por otra parte, el jueves se medirá ya al Sporting en la Copa en Los Pajaritos. En cualquier caso, Baraja tiene previsto hacer rotaciones para el estreno en el Torneo del K. O., descargando de minutos a sus futbolistas más exigidos, entre ellos Babin, que vivirá su particular odisea.

Más Sporting

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos