«No podemos destruirnos en la jornada cuatro»

Baraja, ayer, observando a sus futbolistas en Mareo. /  ARNALDO GARCÍA
Baraja, ayer, observando a sus futbolistas en Mareo. / ARNALDO GARCÍA

«En Riazor no ofrecimos nuestra mejor versión con la pelota, pero sí que hicimos cosas bien sin ella», sostiene el técnico

J. BARRIO GIJÓN.

«Hemos tratado de hacer una convocatoria para hacer las cosas bien ante el Numancia». A las puertas del primer sorbo copero, Rubén Baraja se movió ayer con meticulosidad entre la Liga y el Torneo del K. O., con el que se sinceró desde un inicio antes de salir hacia Soria. «Tenemos que ser conscientes de que nuestra competición es la Liga 123 (la Segunda División), en la que tenemos que centrar nuestros esfuerzos, aunque la Copa, en la que he tenido la posibilidad de jugar finales y de ganar una con el Valencia, es una competición muy bonita», reconoció de primeras.

Por eso, sus reflexiones más sonadas fueron las que dedicó a la derrota de Riazor, todavía en el ambiente. El técnico hizo una lectura autocrítica, considerando que «no fue nuestra mejor versión con la pelota, porque no tuvimos continuidad, ni fuimos un equipo que llegara a la portería rival con facilidad». En todo caso, Baraja quiso fortalecer los aspectos positivos de la interpretación de su cuadrilla. «Sí que hicimos cosas bien sin balón, con el esfuerzo que hizo el equipo, más las circunstancias que se dieron y que nos hicieron acabar con diez y perder esa posibilidad de sumar en el último minuto», señaló, todavía contrariado con el arbitraje de Sagués Oscoz.

Con todo, Baraja trató de bajar el volumen de la resaca de Riazor, diluyendo los análisis más dramáticos, apoyado en la fase de desperezamiento en la que se encuentra la temporada. En esa tarea, el entrenador rojiblanco opinó que «todavía es prematuro hacer una valoración de si hay diferencia en nuestros partidos de casa y en los de fuera», asegurando que «somos muy exigentes con nosotros y perder en Riazor nos fastidia mucho, pero forma parte del juego y tampoco hay que autodestruirse en la jornada cuatro, sobre todo porque queda mucho camino por delante».

De vuelta a la Copa, el preparador vallisoletano fue medido en su mensaje, dando alargue a la incertidumbre con el once. «Lo más importante pasa porque el equipo compita bien, independientemente de quién juegue», se limitó a explicar, anticipando que «dentro de nuestro proceso de mejora tenemos que ir buscando jugadores que vayan teniendo sus minutos y oportunidades, y que se muestren y nos den argumentos para elegir».

En ese ramillete de posibilidades se encuentra Pelayo Morilla, alistado también para el partido de Los Pajaritos. «Puede ser uno de los que tenga opciones, claro», concedió Baraja, quien no arrojó tampoco mucha luz sobre Isaac Cofie, libre para participar esta noche, pero sancionado para el partido del domingo. Ni siquiera confirmó quién ocupará la portería: Diego Mariño o Christian Joel. «Lo decidiremos mañana -por hoy-», subrayó sin más.

Un partido duro en Soria

Del equipo anfitrión en la primera eliminatoria, a partido único, hizo un retrato familiar y conocido, salvo por los alegres matices que el exrojiblanco López Garai está introduciendo: «Será un partido duro como siempre son los encuentros frente al Numancia. El cambio de entrenador puede haber modificado un poco su cultura de juego, pero sigue siendo un equipo con mucho oficio y trabajo».

A lo que restó importancia fue a la circunstancia que le emparejará con el equipo soriano dos veces, una en Copa y el domingo en Liga, en poco más de tres días. Sí le preocupó más el desgaste físico: «Tener que viajar entre semana genera un poco más de cansancio. Trataremos de dosificar esfuerzos con jugadores que no venían participando y luego a recuperar lo antes posible».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos