Sporting

Sporting | «No se puede dudar de Rubén Baraja»

Sporting | «No se puede dudar de Rubén Baraja»

«Desde que llegó todo fue a mejor. Sería un error desconfiar de él por el final. Con este míster encontramos el camino»

JAVIER BARRIOGIJÓN.

Anda Diego Mariño (Vigo, 1990) con el ajetreo propio de los primeros días de vacaciones tras una temporada enclaustrado. Se confiesa bastante desconectado del Mundial. Salvo para retorcerse en el sillón con España, no ha mirado mucho más al televisor. Todavía no ha hecho las paces con el balón a cuenta de ese traumático 'play off', invirtiendo la mayor parte de los días en su familia y alguna que otra quedada con sus amigos. «Hace un tiempazo», confirma sobre la tarde.

-¿Está en Vigo?

-Sí. Estoy un poco liado estos días porque, como paso todo el año fuera, aprovecho ahora para quedar con los amigos y ver a la familia.

-¿Está viendo el Mundial?

-Muy poco. Algún rato. Lógicamente, el otro día sí que vi el partido de España. De lo demás, poco. Acabé este año un poco saturado de fútbol (ríe). No quiero saber nada, solo desconectar. Veré los partidos de la selección, eso sí, porque es el Mundial.

-¿Ha sentido una tristeza especial por que se disolviera este proyecto del Sporting?

-Sí. Teníamos muy buen vestuario. Había un gran grupo. Aunque lo que más pena me dio fue no haber conseguido el objetivo. Después de lo que costó, de la remontada que hicimos para llegar arriba, cuando creíamos que lo teníamos en la palma de la mano... Fue duro. Mucho. Hay que intentar formar un grupo similar al de este año a nivel personal.

-Usted tiene mano con Rubén García. ¿Hay opciones de que vuelva?

-He intentado comerle la oreja un poco (risas). Tenemos mucha amistad. Estuvimos juntos dos años en el Levante, con el del Sporting tres, y ahí estamos. Tampoco soy el típico pesado que pregunta a los compañeros qué van a hacer. No sé cómo está su situación, pero ojalá vuelva con nosotros. Ha sido una pieza fundamental y nos puede aportar mucho. Si se da la posibilidad, trataré de hacerle alguna que otra llamada (risas).

-¿Todavía escuece lo del 'play off'?

-Evidentemente. Fue un palo muy duro. Aunque cada vez menos, todos los días pienso un poco en ello. Le doy vueltas. Me vienen los partidos a la cabeza. Pero ya no solo del 'play off', de toda la temporada. No se puede resumir el año en esos dos partidos, aunque sea inevitable. Hay que hacer borrón y cuenta nueva y desconectar. Pero sí, cuesta no recordarlo.

-¿Se fue todo por la borda en esa primera parte en Valladolid?

-Pienso que no. En la segunda parte tuvimos opciones de acercarnos en el marcador, con un par de ocasiones bastante claras. Luego, en el partido de El Molinón, tuvimos otras dos antes de que nos marcaran el primero. Eso podía haber cambiado mucho el transcurso de la eliminatoria. Ellos habían empezado muy nerviosos. Si llegamos a marcar primero... Pero esos ocho minutos de Zorrilla fueron exagerados. Un gol nos lo metimos en propia y el primero vino tras una falta y un remate posterior con la rodilla. De todas formas, da igual lo que piense. Mandan los goles.

Más noticias

-¿Había tanta diferencia entre los dos equipos?

-Para nada. No la había. Éramos equipos muy parejos. En la fase regular, de hecho, fuimos bastante mejores que el Valladolid, pero ellos llegaron al final en su mejor momento de forma. Eso se notó. Con todo, creo que el resultado del primer partido fue demasiado abultado.

-¿Faltó físico o fútbol?

-Mi opinión es que faltó más físico. Pagamos caro el esfuerzo tan grande que hicimos en la segunda vuelta, con toda la remontada. Lo jugaron casi todo los mismos. Son muchos partidos y entrenamientos con la misma gente. Es inevitable que eso se note. Físicamente no llegamos igual que estábamos en febrero, marzo o abril. Creo que el tema físico fue un hándicap para nosotros.

-¿La clave del desinfle fue el partido contra el Barcelona B?

-No lo sé. No sé si fue ese partido, el de Zaragoza o el de Tenerife. Nos faltó una pizca de fortuna en los tres. ¡Me parece increíble que perdiéramos en La Romareda con todo lo que se hizo! El día del Tenerife, más de lo mismo. Ellos tuvieron una ocasión en el 80. Asumo que el del Barcelona B no fue nuestro mejor partido, pero lo justo habría sido un empate. Y me parece alucinante que en los otros dos ni hubiésemos puntuado. O ganado.

-Sigue al frente Rubén Baraja.

-Ha hecho un grandísimo trabajo. Desde que llegó todo fue a mejor. El nivel individual de cada uno subió muchísimo. El colectivo, igual. Con el míster encontramos el camino y la regularidad en cuanto a juego y resultados. Supo llegar a nosotros con su forma de trabajar y una idea. Y la gente se enganchó.

-¿Sería un error desconfiar de él por el desenlace?

-En mi opinión, sí. Sería, no sé si es la palabra, pero algo ventajista. Estamos hablando de que con él se perdieron ocho partidos de veinticuatro en la Liga, ganando quince. Perdimos muy poco, sobre todo al final. Cuando el míster llegó estábamos a dieciséis puntos del Huesca. ¡Y nos llegamos a poner líderes! Hasta dio la impresión en algún momento de que jugar el 'play off' era un embarque. Hay que ser justos y decir las cosas como son. No se puede dudar de él.

-¿Sigue en el Sporting?

-Supongo que sí. Siempre he dicho que estoy muy a gusto en Gijón. Tanto yo, como mi familia. Me siento muy identificado con el Sporting y los aficionados. No he hablado con nadie del club para saber qué tiene en mente. Al final, el fútbol es fútbol y los clubes tienen sus ideas. Esto es cambiante. Lo que puedo decir es que estaría encantado de seguir. La gente me trata muy bien. Ojalá pueda estar muchos años en el Sporting.

-Le cambio la pregunta. Salvo que se produzca una circunstancia inesperada del mercado, ¿va a seguir?

-Por supuesto. Tengo contrato. Nadie del club me ha dicho que no se cuenta conmigo. Es buena señal.

-¿Ha sido su mejor año a nivel personal?

-Sí. Creo que las paradas que pude hacer sirvieron para algo. Otros años igual estaba a buen nivel, pero no servía de mucho. No se veía refrendado. Este año creo que estuve a buen nivel, igual que el equipo. Ha sido el mejor porque ha acompañado el nivel individual y colectivo, aunque al final no pudiéramos lograr el objetivo, que lo afea.

-Otra sobre su futuro. ¿Otros veranos estaba más intranquilo?

-Sí, eso sí.

-¿Y este?

-Estoy muy tranquilo en cuanto a mi futuro.

-¿Qué ha encontrado en el Sporting?

-Muy buena gente. Estoy muy a gusto. El año anterior, aunque no jugaba, también. Soy feliz. Disfruto yendo a entrenar todos los días a Mareo. Disfruto de jugar cada quince días en El Molinón. Es increíble. Fútbol en estado puro.

-¿Cómo tiene que ser este nuevo Sporting?

-Un equipo muy equilibrado. Que defienda bien, porque está comprobado que es fundamental, que sea sobrio. Después, que tenga un buen fondo de armario. Esta es una competición muy larga, con muchos partidos. Es importante que la gente descanse y pueda haber variantes. Y luego, claro, si podemos tener arriba un tío que nos marque 25 goles... Aunque eso es lo más difícil de encontrar. Pero tenemos que ser sobrios, equilibrados y fuertes a nivel defensivo. Ser un equipo y encontrar esa regularidad desde el inicio. Desde el primer partido debemos tener un plan y mantenerlo.

-¿Conoce a Álvaro Traver?

-Sí. Cuanto yo estaba en el Levante él jugaba en el filial. Se entrenaba todos los días con nosotros. Incluso jugó algún partido. Me parecía muy buen extremo, un jugador vertical. Luego le perdí la pista. Pero el recuerdo que tengo es que nos había impresionado mucho. Pensábamos que iba a subir al primer equipo.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos