Baraja marca el ritmo de los fichajes

Baraja marca el ritmo de los fichajes

El técnico espera que la plantilla quede cerrada en dos semanas, antes de que se inicie la Liga | El director deportivo deberá firmar a cinco jugadores para satisfacer las necesidades del preparador pucelano

ANDRÉS MAESE GIJÓN.

«Espero que esta semana o a principios de la que viene se culminen los fichajes». Rubén Baraja sacó el calendario y subrayó en rojo los próximos diez días. Es el tiempo que ha marcado a Miguel Torrecilla para que culmine la plantilla con la que pretende luchar por ascender a Primera. Lo hizo después de que el Sporting empatara sin goles ante el Chaves en el sexto partido amistoso de la pretemporada.

El inicio de la Liga está a la vuelta de la esquina. Concretamente quedan doce días para que el cuadro gijonés se enfrente al Alcorcón en la primera jornada de la temporada. «No es fácil para mí tener paciencia», comentó un Rubén Baraja cuyo mensaje, con carácter de urgencia, va dirigido a Miguel Torrecilla.

El director deportivo, que estuvo presente en Chaves, tiene mucho trabajo por delante y poco tiempo para llevarlo a cabo, siempre que quiera satisfacer las necesidades de Baraja. El cuerpo técnico solicita cinco incorporaciones más para poder estar entre los mejores. «Necesitamos asentarnos en defensa con los jugadores que tenemos, ganar verticalidad y tener diferentes registros en el ataque». Con esas palabras resumió el preparador las carencias del actual vestuario.

La principal preocupación del técnico reside en el ataque. El culebrón del verano en Gijón es saber quiénes serán los dos goleadores que firmará el Sporting. A falta de doce días, la falta de puntería es evidente. Bien es cierto, que la pasada campaña Michael Santos se incorporó el 14 de agosto a la plantilla procedente del Málaga. Una operación por la que hubo que esperar hasta el último momento por tratarse de un futbolista de Primera División cuyas pretensiones pasaban por no abandonar la máxima categoría.

Más Sporting

Similar es el caso de Álex Alegría. El delantero descartado por el Betis quiere continuar en la élite, por lo que su agente trabaja con el Rayo para cerrar la cesión del atacante. En el caso de que las opciones de Primera se desvanezcan, llegará el turno para los equipos de Segunda, entre los que se encuentra el Sporting.

La larga espera lleva a Torrecilla a buscar alternativas. Una de ellas es Jimmy Briand, el veterano atacante de 33 años, cumplidos el pasado 2 de agosto, por el que se espera una respuesta en los próximos días.

Pero el mercado para el Sporting va más allá de contratar a dos delanteros que marquen las diferencias sobre el terreno de juego. Baraja pretende a un hombre específico para la banda izquierda, un centrocampista que sustituya a Sergio y en función de los movimientos que se produzcan en la defensa, se estudiaría la opción de incorporar algún refuerzo. Los movimientos dependerán principalmente del futuro de Federico Barba, Álex Pérez y Babin. El italiano es el principal candidato para abandonar la plantilla.

Al técnico rojiblanco no le termina de convencer el papel de Cordero en el lateral izquierdo. El futbolista comenzará la temporada en el filial siempre que se encuentre un recambio para Roberto Canella. La intención es la de encontrar un jugador que pugne con el lavianés para hacerse con la titularidad en la izquierda. Exactamente igual que sucede en la banda opuesta con Molinero y Geraldes.

La figura de otro extremo para la banda izquierda también es uno de los requisitos del vallisoletano. La contratación de un futbolista vertical, rápido y con desborde abriría un abanico de posibilidades en el ataque con la opción de desplazar a Robin Lod a la mediapunta. El finés ya sabe lo que es jugar pegado a la cal y también como volante con la camiseta del Sporting. Y en las dos demarcaciones ha dejado detalles de calidad.

Por último y no menos importante, el centro del campo necesita un refuerzo tras la salida de Sergio Álvarez. El avilesino ha dejado un hueco en la medular, que será difícil de cubrir sobre todo en el apartado extradeportivo por todo lo que significaba el jugador al Sporting.

Se busca en el mercado un hombre que pueda detener los ataques rivales y que aporte algo de fútbol en la creación. La necesidad es tal, que el sábado Baraja utilizó a Babin como centrocampista defensivo ante la falta de efectivos. Dicha posición necesita una cara nueva para que compita con Cristian Salvador y Nacho Méndez. Dos jugadores que son una incógnita en Segunda División.

Todo ello debería realizarse en un período de diez días. Son los que ha marcado el paciente de Baraja a la dirección deportiva. El técnico parece haber aguantado suficiente. Resulta comprensible que el pucelano quiera saber con qué va a competir este año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos