Rubén Baraja: «Seguimos estudiando las opciones que nos ofrece el mercado»

Rubén Baraja, durante el entrenamiento de ayer, en Mareo. / ARNALDO GARCÍA

El técnico vallisoletano aguarda por una última incorporación y espera tener «una plantilla corta para que todos se sientan importantes»

ANDRÉS MAESE GIJÓN.

Seis semanas después de que el nuevo Sporting de Rubén Baraja echara a andar en la Escuela de Fútbol de Mareo, el preparador vallisoletano ya tiene en casi su totalidad la plantilla competitiva que solicitó a Miguel Torrecilla para intentar luchar por ascender a Primera División.

Las incorporaciones se han hecho de rogar. El ritmo del mercado, lento ante la falta de movimientos, llegó a inquietar a un entrenador que esta semana recibió con los brazos abiertos a un goleador y a un hombre de banda «vertical y con descaro», según describió Miguel Torrecilla a Álvaro Jiménez. El único pero que puede poner el pucelano es que varios jugadores se encuentran en la enfermería pero, por lo general, se muestra satisfecho con el trabajo realizado.

Baraja no cierra aún las puertas a un último fichaje. Si el director deportivo habló en la presentación de Álvaro Jiménez de posibles salidas, el preparador se refirió ayer a una hipotética última incorporación: «Estoy contento de lo que tengo en Mareo, pero estamos estudiando las opciones que nos ofrece el mercado».

Más Sporting

La secretaría técnica peina el mercado en busca de la guinda del pastel. Un hombre, previsiblemente con un perfil ofensivo para ofrecer mayor versatilidad al ataque rojiblanco. Una variedad que ya ha llegado con los últimos fichajes. «Djurdjevic es un goleador, un hombre de área, mientras que Jiménez es un hombre vertical, con desequilibrio y con personalidad para jugar en este equipo», resume el pucelano sobre los recién llegados.

Tanto el delantero como el extremo podrán disfrutar mañana de El Molinón por primera vez como rojiblancos. «Los jugadores ya saben lo que se van a encontrar. El ambiente les va a ayudar mucho para entrar al campo con confianza, así ganarán en seguridad en el estadio», comenta el técnico pucelano.

En principio, se espera una buena entrada para recibir al Nástic. El ritmo de renovaciones y nuevas altas ha llevado al club a acariciar los 23.000 abonados, un hecho que no deja indiferente a Rubén Baraja. «Los sportinguistas nos han vuelto a demostrar cómo aman a su equipo. Eso nos genera una gran ilusión tener tanta gente detrás. Creo que dar las gracias es lo mínimo que podemos hacer», subraya el entrenador, que ayer dirigió la sesión a puerta cerrada.

El preparador rojiblanco no quiere dar pistas del equipo que alineará mañana en el estreno liguero del equipo en Gijón. Se espera que Djurdjevic se sitúe en punta y que Álvaro Jiménez debute con el Sporting, pero los jugadores no conocerán el once hasta dos horas antes del choque. «Venimos trabajando con un sistema y vamos a afianzarnos en una idea. Si hay algo importante es adaptarte a las condiciones y la llegada de Jiménez y Djurdjevic nos da la posibilidad de variar en el ataque», explica Baraja, que sí anuncia que el 4-1-4-1 no cambiará, por lo menos esta semana.

Lo que seguro sufrirá reformas será el vestuario. Principalmente porque «la idea es tener una plantilla de 22 jugadores». La primera plantilla cuenta con 24 hombres, por lo que se producirá más de una salida si se cumplen las expectativas de Baraja. «Quiero un grupo corto para que todo el mundo se sienta importante», indica.

La Liga regresa a Gijón y lo hace con un equipo remodelado. La incógnita de saber qué futbolistas ha firmado Torrecilla comenzará a resolverse a partir de mañana con un objetivo claro. El mismo de la pasada campaña. Regresar a la élite para abandonar la categoría de plata: «El Sporting es uno de los candidatos para estar en la zona alta. El objetivo es pelear para estar entre los mejores».

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos