Sporting

Sporting | Rubén Baraja: «No podemos perder nuestra identidad»

Rubén Baraja, en el entrenamiento de ayer. / ARNALDO GARCÍA

Rubén Baraja reconoce que «será un hándicap para nosotros no tener a la 'Mareona' en Riazor» | «Espero un partido igualado en el que mostremos nuestra mejor versión», asegura el entrenador del Sporting

JAVIER BARRIOGIJÓN.

Discurso bien medido, sin estridencias, Rubén Baraja bajó el volumen del encuentro de mañana ante el Deportivo (Riazor, 20.45 horas). Curtido en citas de toda índole como futbolista, el entrenador del Sporting recordó que «no va a ser un partido definitivo para nadie». Eso sí, alertó, «el equipo está creciendo y construyéndose, pero pase lo que pase no tenemos que perder nuestra identidad en Riazor». Ese es el mantra que ha corrido como la pólvora durante toda la semana en Mareo. Baraja quiere que sus futbolistas permanezcan bien engrasados, con esa imagen pétrea en defensa, ante la primera medición de temperatura seria del curso.

«Es un partido muy atractivo y una buena oportunidad de competir bien ante un gran rival, que nos va a exigir mucho. También será el primer encuentro del Deportivo en Riazor y por eso será tan exigente en todos los sentidos», se arrancó Baraja, perfecto conocedor de las dificultades de esta empresa. De once partidos a lo largo y ancho de su trayectoria, con el descarrilamiento más severo en la Supercopa de la temporada 2002-2003, solo festejó allí tres veces. Siempre como jugador del Valencia. También tiene leyenda negra para el Sporting el técnico Natxo González: tres partidos, tres derrotas. Alerta.

Pero esta es otra historia. Muy diferente. Tanto que, salvo algún afortunado, no habrá ni rastro de la 'Mareona', en una circunstancia sin apenas precedentes, obligada a ver el partido por televisión por el enorme retraso que acumulan las obras de Riazor. Sensible a ello, Baraja aprovechó para mandar un mensaje cómplice al sportinguismo. «Es una verdadera lástima. Si había un sitio donde la 'Mareona' tenía ilusión por ir era Riazor», apuntó serio. «Nos habría gustado sentir el calor de la afición porque ha sido fundamental en estos dos partidos en casa. Será un hándicap no tener a la 'Mareona' en Riazor», observó el entrenador rojiblanco.

Bajó al terreno con otros detalles de la previa del encuentro, como el tamaño de la candidatura del Deportivo y las bajas que este tiene para configurar su delantera. Puso en cuarentena esto último, recordando que «tienen bajas, pero como nosotros». Y a renglón seguido recitó a Blackman, Canella, Lod, Cerro y Traver. En lo primero tampoco se regodeó demasiado. «Es uno de los candidatos, pero todos los partidos son complicados en esta categoría. Ya pudieron ver (a los periodistas) al Extremadura», apuntó. Con tales ingredientes, Baraja auguró «un partido difícil porque el Deportivo va a jugar su primer encuentro en Riazor y no ha perdido todavía fuera de casa». En cualquier caso, prosiguió, «espero un choque igualado en el que mostremos nuestra mejor versión y que se puede decidir por pequeños detalles», martilleando, una vez más, en que «no creo que sea definitivo porque estamos en una fase de construcción».

Más Sporting

Canella y Blackman

Hizo un alto en el camino y una revisión detallada del parte de bajas. Anticipó, eso sí, que «la semana que viene esperamos recuperar efectivos», algo que pareció orientado a Canella. Y puede que a Blackman. Está por ver. «Tenemos que ir con cuidado con su reincorporación al grupo; lo importante es que cuando entre sea para tener continuidad», atajó sobre el inglés, que ya realiza ejercicios con balón y podría, si no hay otro retroceso, estrenarse la semana que viene. «Es un futbolista móvil, que puede jugar de segunda punta y también en un 4-4-2 con 'Djuka'. Tiene velocidad, desborde y buena llegada a gol. No es un '9' clásico», observó.

En relación al once, el preparador dejó abiertas de par en par las puertas de la especulación para Nacho Méndez como posible novedad. «Es una posibilidad que se está abriendo como pasó en Alcorcón», deslizó. Un par de preguntas después evitó lamentos por el no parón de Segunda División ante los partidos de selecciones. «Lo suyo sería que parara, pero hay tal cantidad de partidos y un gran número de equipos que hacen que no haya espacio para ello», sostuvo. Con una satisfacción moderada se expresó cuando se le preguntó por el rendimiento del colectivo. «Estamos en un proceso de construcción y, si en ese camino vamos sumando puntos y dejando buenas sensaciones, me hace ser optimista, pero nos queda mucho trabajo para ser el equipo que queremos ser». Eso sí, puntualizó, «no puedo poner ningún 'pero' al compromiso de los jugadores».

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos