«No podemos permitirnos el lujo de fichar nombres. Buscamos hombres que tengan hambre»

El entrenador del Sporting, Rubén Baraja, posa en el centro del campo donde dirige habitualmente los entrenamientos del Sporting en la Escuela de Fútbol de Mareo. / ARNALDO GARCÍA
El entrenador del Sporting, Rubén Baraja, posa en el centro del campo donde dirige habitualmente los entrenamientos del Sporting en la Escuela de Fútbol de Mareo. / ARNALDO GARCÍA

Rubén Baraja, entrenador del Sporting: «Necesitamos un extremo izquierdo, dos o tres delanteros y un mediapunta más»

ANDRÉS MAESE / EDUARDO ALONSO

Termina el entrenamiento matinal para la plantilla del Sporting, pero no para el cuerpo técnico, que continúa el trabajo en los despachos para cerrar la planificación del nuevo proyecto del Sporting. Rubén Baraja (Valladolid, 11 de julio de 1975) aparece por uno de los pasillos que dan acceso a su despacho vestido con una camisa vaquera y un pantalón chino de color 'beige'. Con la tranquilidad que le caracteriza, en su primera entrevista esta campaña, el vallisoletano afronta con mimo su primera pretemporada al frente del equipo gijonés. Y lo hace con la ilusión de intentar lograr el ascenso a Primera.

–¿Cómo han ido las vacaciones?

–Cortas (sonríe). Han sido breves porque acabamos la temporada tarde con el 'play off' y, entre que vas y vienes y dejas todo ordenado para el año siguiente, te quedan muy pocos días libres.

–¿Le ha llamado mucho Miguel Torrecilla?

–Tenemos una buena comunicación en cuanto a los análisis que hemos hecho durante el año de los perfiles de jugadores que necesitamos. Él es la persona que controla el mercado y yo soy el entrenador. Intentará poner la mejor plantilla a mi disposición, aunque también doy mi opinión.

–¿Cómo asimiló el final de temporada? ¿Qué conclusiones ha sacado?

–Soy una persona muy autocrítica. Pero siempre extraigo las cosas que te hacen aprender. Llegamos cuando nadie confiaba en que el equipo estuviera entre los mejores. Había que coger una dinámica muy positiva para pelear por lo máximo y así lo hicimos. Pero, incluso después de batir muchos records, no nos dio para lograr el ascenso. Eso hace ver que esto es muy difícil y muy complicado. Cometimos errores en el 'play off' y no estuvimos acertados. Cuando pasa eso, sueles perder.

–¿Pudo faltar experiencia en el tramo final?

–No se puede decir que fuera por una sola cosa. En la plantilla había jugadores que habían disputado partidos importantes, pero no teníamos los cuatro o cinco futbolistas acostumbrados a jugar el 'play off'. Dudamos mucho y anímicamente no llegamos en el mejor momento.

–La pasada temporada hubo, curiosamente, un punto de inflexión del equipo en su visita al eterno rival en el Carlos Tartiere.

–Fue un duro golpe por la repercusión que tiene a nivel social. Perder con el Real Oviedo fue duro. La diferencia la marcó Mossa con su gol en la segunda parte. Generó una gran crisis, pero nos unió a todos. Fue mucho más doloroso el último partido del año porque no llegamos con todas las opciones que queríamos y el gol de Mata, ante nuestra gente, nos dejó muy tocados. Nos enseñó que todo puede pasar en esta categoría y que hay que creer en el proyecto y tener paciencia.

–¿Ha tenido ofertas en el verano?

–Nunca me planteé esa situación. Cuando firmé aquí, lo hice para crear un proyecto. Yo no me considero un parche. Quería tener un tiempo mínimo para poder trabajar y poder presentar mi sello propio. Cuando acabó la temporada, quise hablar con el club para ver lo que pensaban. Quería saber si me valoraban porque no tengo ningún tipo de apego ni a los contratos ni a las cosas forzadas. Quiero estar en un sitio donde me siente valorado.

–¿Cómo ve la Segunda División con tanto equipo histórico?

–Ahora va a ser más fuerte, más competitiva. El problema es que no hay paciencia y la gente quiere resultados inmediatos. Si no, buscan culpables y al final siempre te encuentras en la continua discusión. Se convierte en un reto muy complicado, pero muy bonito a la vez. Estoy muy agradecido de estar aquí y poder disfrutar del Sporting y su afición.

–¿Cómo va a ser su nuevo proyecto al frente del Sporting?

–Dependerá de los jugadores que integren la plantilla porque no siempre se puede traer lo que uno quiere. Tenemos que esperar para ver lo que nos da el mercado. El Sporting siempre tiene que ser un aspirante para el ascenso. A partir de ahí, nos adecuaremos a lo que queramos jugar dependiendo de lo que consigamos. Si traemos tres delanteros y podemos jugar con dos, así lo haremos. Si vienen dos buenos extremos, los tendremos en las bandas... En ese sentido, siempre trato de adecuarme a la plantilla que tengo.

–¿Cuál es su primera apuesta?

–Confeccionar una plantilla competitiva. Que las sustituciones no bajen el nivel. Eso elevará la competencia y el nivel. Cuando el equipo jugó al máximo nivel fue cuando los recambios aportaron desde el banquillo.

–La pasada campaña se le vio justo de efectivos en ciertas posiciones...

–Tuvimos a jugadores lesionados durante mucho tiempo, como Lora y Álex López. El equipo estaba dando un gran rendimiento. Siempre entendí que cuando algo va bien hay que cambiarlo lo menos posible. Buscamos un refresco, pero no había jugadores para ciertas posiciones. No es una excusa. Nos supuso un desgaste que pagamos en la parte final. Ahora estamos en un momento en el que empezamos de cero y tenemos que construir un equipo nuevo.

–¿Y eso es bueno?

–A mí me hubiera gustado quedarme con 17 futbolistas del año pasado, pero teníamos cedidos y jugadores que terminaban su ciclo con el Sporting. Es algo natural. Otros jugadores pidieron salir y el club estimó que era el momento de hacerlo. Pero son las circunstancias que nos hemos encontrado. Ojalá tuviésemos que traer solo cinco fichajes, aunque, si tenemos que traer ocho, así será, ya que necesitamos firmar jugadores en posiciones determinantes como son las del ataque.

–Llegan al primer equipos varios jugadores de la cantera. ¿Qué idea tiene con ellos?

–Siempre tienes que apostar y dar confianza. Si consideras que hay jugadores del filial que tienen que subir porque han rendido a buen nivel, hay que darles la oportunidad. El rendimiento es el que les hará jugar. Yo les invito a que sean ambiciosos. Es un salto grande, pero tienen que luchar por un puesto y por jugar. Esto acaba de empezar para ellos, no ha terminado. Tienen que tratar de jugar. No les puede valer con estar aquí.

–¿Cómo ve a los recién llegados?

–Encontramos la solución en el lateral derecho con la experiencia de Molinero. Luego está André Geraldes, un chico en proyección con otras características más ofensivas. Por otra parte, está Sousa, que es un centrocampista fuerte que viene con mucha hambre y mucha energía. Fue un jugador importante en Portugal y tiene ritmo de competición. Al final queremos jugadores que crean en el proyecto, que tengan energía. Me da igual su edad. Me da igual que tengan 20 o 37 años.

–¿Qué posiciones pretende reforzar?

–Un extremo izquierdo específico, dos o tres delanteros, un mediapunta más... Todo dependerá del mercado y la economía. También trataremos de buscar un futbolista que sea un lateral izquierdo más ofensivo que Canella.

–¿Y en el centro del campo ante la posibilidad de que Sergio Álvarez pueda salir?

–Sergio es muy importante. Es el capitán. Es un futbolista que sale de la cantera y acaba convirtiéndose en el capitán en el primer equipo con todo lo que eso significa. Representa a la perfección los valores de este club. El año pasado se quedó en Segunda teniendo ofertas y para mí es trascendental. Pero en el fútbol puede pasar cualquier cosa. Tenemos que estar preparados para esa situación. El Sporting es un club centenario y por aquí han pasado grandes jugadores y entrenadores. Esto sigue. No quiero que Sergio salga, pero las circunstancias del mercado son las que son.

–¿Entiende al jugador?

–Lo entiendo porque todo es entendible. Pero hay que tener en cuenta que Sergio en Segunda es muy importante y que se le hizo una renovación muy fuerte para que se sintiera clave en el equipo. De todas formas, cuando se de la situación, si es que finalmente se da, valoraremos todas las posibilidades que se presentan.

–¿Se busca un fichaje que ilusione?

–Lo más importante es que los aficionados se identifiquen con su equipo y que disfruten. Tratamos de buscar jugadores que puedan ilusionar, pero con rendimientos. Nosotros no podemos traer nombres. No podemos permitirnos ese lujo. Tenemos que traer hombres, algunos nombres también, pero principalmente hombres que vengan con hambre y que te den un plus cuando lo solicites.

–En el apartado de salidas, ¿en qué situación se encuentran Babin, Rachid y Pablo Pérez?

–Que yo sepa siguen siendo jugadores del Sporting. Nos falta hablar con alguno para ver qué situación de futuro plantean. Pero antes hay que ver la predisposición que tienen los jugadores para estar aquí y su compromiso para jugar en Gijón. Todo dependerá de lo que cada uno esté dispuesto a renunciar por continuar aquí.

–Se produjeron las salidas de dos pesos pesados de la plantilla como Isma López y Carlos Castro.

–Isma me dio a entender que tenía una posibilidad de salir muy buena. Es un ejemplo para todos. Se ha ganado todo lo que tiene a base de esfuerzo y sacrificio. Yo le dije que, si quería quedarse en el Sporting, contaba con él y que decidiera su futuro. Venía sin jugar mucho tiempo, sin tener continuidad y entiendo que quiera buscar otras metas y opciones.

–Diferente ha sido el caso de Carlos Castro.

–Carlos es un chico que necesitaba jugar y salir de este entorno. Igual él no me ha dado a mí motivos y yo no he encontrado la fórmula para que jugase. En ese aspecto, asumo mi parte de culpa. El club y él decidieron que lo mejor era una salida y yo, viendo los números de su rendimiento del año pasado, pensé que era una buena opción.

–Una vez concluida la primera semana de entrenamientos, ¿cómo se presenta la pretemporada?

–Hemos encajado los partidos amistosos como hemos podido porque no es sencillo encontrar rivales que compartan las mismas fechas que nosotros. Muchos ya tienen programada su pretemporada. Ahora trataremos de aprovechar estas semanas para encontrar la plantilla más competitiva.

–¿La idea es ir de menos a más en cuanto a los rivales se refiere?

–Sí. Buscamos rivales con menor entidad al principio para terminar con equipos más exigentes que nos hagan ver el nivel real de la plantilla. Estamos tratando de intentar jugar con algún Primera para conocer cómo llegamos al comienzo de la temporada. Los dos últimos partidos de agosto son los que hay que ganar.

–¿Habrá un pequeño 'stage'?

–Sí porque, entre los amistosos de León y Chaves (Portugal), no queremos volver a Gijón y acumular kilómetros en carretera. Buscamos un sitio donde podamos dormir y entrenar. Pero mi idea es quedarme aquí en Mareo porque las posibilidades que te ofrece Asturias son inmejorables.

Más información

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos