Sergio Álvarez está tranquilo por el momento que atraviesa el Sporting