Sporting

El Sporting mide su estatura en Riazor

El delantero serbio Uros Djurdjevic se dispone a disparar a puerta ante la vigilancia del defensa francés Peybernes. / ARNALDO GARCÍA
El delantero serbio Uros Djurdjevic se dispone a disparar a puerta ante la vigilancia del defensa francés Peybernes. / ARNALDO GARCÍA

Los rojiblancos, en un escenario en obras, vedado para la 'Mareona', busca su confirmación | Baraja estudia dar entrada a Nacho Méndez en el centro del campo, sin descartar mantener a Hernán Santana

JAVIER BARRIO GIJÓN.

Bien atornillado antes de tiempo, con un ejercicio solvente para abrir boca, el Sporting mide esta noche su estatura en Riazor (20.45 horas), un escenario de pedigrí que se presentará vedado en esta ocasión para la 'Mareona'. Estará cerrado por obras en su estructura, con un calendario de plazos muy mal calculado por el Ayuntamiento de La Coruña y una demora superlativa en la ejecución, en una situación inédita para el sportinguismo, que, con todo, conseguirá colar alguna representación a través de peñas que han tenido acceso a entradas.

Lo de hoy será una primera toma de temperatura para los rojiblancos, bastante fiables en el inicio de la temporada, pero necesitados de un careo con un oponente de esta magnitud en una competición de colosos. El poderío que manifiestan algunos proyectos anuncian un salto de nivel en la categoría, con desequilibrios tempraneros en algunos puntos de la clasificación, y la obligatoriedad de expresar solvencia en este tipo de partidos. Son los que marcan la diferencia y otorgan el salto de calidad a las alturas, aunque como recordó ayer Baraja aún es pronto para los análisis de calado. No tanto para dar volumen a la candidatura, seguir asomando la cabeza por los puestos altos y poner las orejas tiesas a los rivales.

Práctico en su manera de operar, Baraja repetirá esta noche con el grueso del equipo que tumbó la semana pasada a un exigente Extremadura en El Molinón. No queda mucho resquicio para la sorpresa en un grupo que ha hecho de la fiabilidad su tarjeta de presentación, con muy pocas tachas por el momento, aunque se eche de menos un mejor engrase de la ofensiva. Puede que por esa necesidad el técnico, obligado a prescindir de Robin Lod por su llamada a filas a la selección de Finlandia y con Blackman de desconocido todavía, esté meditando seriamente retocar el once con Nacho Méndez, en una pequeña vuelta de tuerca al fútbol del equipo, descabalgando a Hernán.

Fue una de las reflexiones que se desprendió del ensayo general del equipo, antes de partir hacia La Coruña a primera hora de la tarde en autocar. Brillante y agitador en los dos últimos encuentros, de meritorio, el canterano integró ayer el trivote del teórico grupo titular, abrigado por Cofie y André Sousa, abriéndose de par en par las puertas del once con sus actuaciones más recientes. Su salida al campo contribuyó al estirón futbolístico del equipo ante el Nástic, liquidado por una buena jugada del luanquín que embocó Lod, y frente al Extremadura, al que puso el estoque con su gol. En cualquier caso, el canario conservará hasta el último momento alguna opción de participar en Riazor si se atiende al criterio que ha seguido Baraja en los últimos encuentros. También llamó la atención este sábado Cristian Salvador, deseoso por mostrarse y voluntarioso, alineado como volante y no como pivote por delante de la defensa.

Más Sporting

Presión, orden y contundencia

Mandó un mensaje al vestuario el exfutbolista antes de partir, solicitando un alargue en la imagen del equipo, manteniendo la agresividad en la presión, el orden y la contundencia defensiva, iniciada en el incansable trabajo del serbio Djurdjevic, ansioso por descorchar por primera vez esta temporada. A su discurso cosió esta petición, sabedor de la exigencia de la cita, disputada en un escenario extraño. Entre andamios y hormigoneras se verá el Deportivo en su estreno en Riazor, pese a que solicitó disputar las tres primeras jornadas como forastero. No ha tenido un aterrizaje demasiado forzoso en la categoría el conjunto gallego, dirigido por uno de los entrenadores más eficaces de Segunda, Natxo González, con dos empates y una victoria. Toda ella pesca -justo es decirlo- lejos del litoral gallego. Hasta se digirió con malhumor el último empate, en Tenerife, por un gol en los últimos segundos.

Para esta empresa no tendrá el técnico vitoriano, que ha vestido su propuesta en torno a un rombo con el exrojiblanco Bergantiños en una punta y Krohn-Dehli en otra, a buena parte de sus recursos ofensivos: Christian Santos se encuentra con Venezuela y Quique González y Borja Valle han engordado en los últimos días el parte médico, con Carles Gil alistado en el último momento con muchas dudas. Serán Pedro Sánchez y el debutante Carlos Fernández los nuevos colmillos del equipo gallego, con gusto por controlar el balón, forrado en el centro del campo y vulnerable cuando sus dos laterales se embalan más de lo debido. Pero un contendiente musculoso a fin de cuentas.

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos