Sporting

Un gris Sporting no pasa del empate (1 - 1)

Encuentro entre el Sporting y el Pontevedra en Avilés. / Daniel Mora

El Pontevedra se adelantó en el marcador y Pablo Pérez puso la igualada a falta de cinco minutos para el final

Andrés Maese
ANDRÉS MAESEGijón

El Sporting no pasó del empate en su segundo partido amistoso de la pretemporada. En medio de la segunda concentración de las Peñas Sportinguistas, donde se entregará el Molinón de Plata a Diego Mariño, el equipo de Baraja mostró una mala imagen.

No hay motivos para alarmarse, pero sí debería de servir a Miguel Torrecilla los dos amistosos de la pretemporada para darse cuenta de que las incorporaciones no pueden hacerse esperar mucho más. Sobre todo en cuanto a delanteros se refiere. Al cuadro gijonés le falta presencia en el área rival y cuanto más pase el tiempo, más complicado será encontrar a jugadores que tengan la calidad de decidir los encuentros.

1 Sporting

Mariño; Geraldes (Molinero, m. 45), Babin (Rachid, m. 65), Juan Rodríguez (Barba, m. 45), Canella (Espeso, m. 45); Sergio (Salvador, m. 45), Hernán Santana (Nacho Méndez, m. 45), Sousa (Pedro Díazz, m. 45); Carmona (Pablo Pérez, m. 45), Isma Cerro (Traver, m. 45) y Gorka Santamaría (Pablo Fernández, m. 45).

1 Pontevedra

Edu (Rubén, m. 45); Nacho López (Juan, m. 45), Nacho Lorenzo (David Castro, m. 45), Álex Fernández, Jesús (Campillo, m. 45), Adrián León (Víctor, m. 45), Álex González (Mouriño, m. 45), Berrocal (Kevin, m. 45), Javi Pazos (Pibe, m. 45), Pacheco (Javi López, m. 45) e Iñaki (Rivera, m. 45).

goles
0-1: m. 78, Campillo. 1-1: m. 86, Pablo Pérez.
Árbitro
Víctor Areces Franco.
incidencias
partido disputado en el Román Sánchez Puerta ante 2.000 espectadores.

En Avilés, Baraja volvió a apostar por un sistema con tres centrocampistas, dos jugadores en banda y un delantero centro. Y lo más destacado fueron los centrocampistas. En la primera mitad fue Sousa el que llevó la voz cantante junto a Carlos Carmona.

El portugués es un hombre con llegada, que se deja notar en los últimos metros, pero al que le faltó un compañero cerca para hacer daño. De sus botas nació la mejor ocasión del Sporting, con un disparo desde la frontal que obligó al meta rival a lucirse.

El segundo acto fue para Nacho Méndez. El canterano fue de menos a más y de un centro medido suyo nació el empate rojiblanco para alegría de los 2.000 sportinguistas que acudieron al Sánchez Puerta.

El empate fue insuficiente. No por la importancia del resultado, sino por la imagen ofrecida ante un Segunda B. El Sporting continúa en medio de la preparación y aún es pronto para pedir la mejor versión del equipo, pero a un aspirante al ascenso a Segunda, se le tiene que exigir más de lo que se ha visto hasta la fecha en la pretemporada.

Más Sporting

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos