El Sporting sigue sin defraudar en casa