El Sporting ultima la llegada de Blackman

El Sporting ultima la llegada de Blackman
Nick Blackman en acción durante un partido de su etapa en el Reading. / E. C.

La operación por la cesión del delantero inglés, propiedad del Derby County, en su fase final

JAVIER BARRIOGIJÓN.

El Sporting está muy cerca de poder brindarle a Rubén Baraja un '9', encarnado en la figura del inglés Nick Blackman, un versátil atacante de una localidad cercana a Manchester, de 28 años, que la pasada temporada jugó cedido en el Maccabi Tel Aviv, aunque es propiedad del Derby County desde el mercado invernal de 2016. La operación todavía no está cerrada, pero sí muy bien encaminada, según fuentes consultadas, con avances sustanciales en las últimas horas. Tan solo falta la autorización del club inglés. Si nada se tuerce, Miguel Torrecilla espera cerrar su incorporación a lo largo de la jornada de hoy, sin descartar que se llegue al fin de semana, para que pueda ponerse cuanto antes a las órdenes del técnico vallisoletano, que aún no ha podido armar su ataque a falta de algo más de una semana para el inicio de la competición en Segunda División.

La negociación se articula en torno a una cesión, con el aliciente de que el jugador entrará en su último año de contrato, al concluir en 2019, con lo que quedaría libre para ampliar su vinculación o, dependiendo de su experiencia en Gijón, buscar otro cambio de aires. La temporada lo determinará. En las oficinas de Mareo se han mantenido en las últimas semanas las negociaciones por este futbolista blindadas por un secretismo máximo, al considerar a Blackman, con raíces en Barbados, como un jugador muy cotizado y que incluso podía estar en el radar de algún club británico, con conocimiento de alguna propuesta concreta.

El mercado para las ligas inglesas, en ese sentido, se cerró ayer por la tarde y eso concedió un respiro al Sporting, que avanzó bastante en la negociación para obtener su cesión sin la sombra detrás del fuerte poderío económico de los clubes de la Championship (la Segunda inglesa). Aunque puede actuar en la banda y en casi todas las posiciones de ataque, el director deportivo salmantino lo valora principalmente como delantero, a la espera de unir otro nombre a la vanguardia en esta fase final del mercado, así como el de un extremo específico.

Más Sporting

Estas dos son ahora mismo las prioridades, especialmente la segunda, con la intención de redondear el nuevo proyecto con un lateral izquierdo. Cuando se cierre la operación por Blackman, Torrecilla se centrará en esos dos frentes, con operaciones ya abiertas, pero pendientes todavía de algunos aspectos para su cierre.

Con la llegada de Blackman, que ya visitó Gijón en mitad de esta semana, con tiempo para conocer las instalaciones del Sporting, llegando a mantener ya incluso algún contacto con Rubén Baraja, el técnico espera poder dar más mecha a su ataque, de perfil bajo hasta el momento por la ausencia de nuevos elementos. En el caso de este futbolista, que cuenta con unos 120 partidos en Championship y una experiencia más testimonial en la Premier (12 partidos) -también pasó por la liga escocesa-, los informes técnicos dibujan el retrato de un futbolista con presencia física (mide 1,88 metros), gran zancada, desequilibrio en carrera e interesantes movimientos al espacio, además de un buen disparo con la pierna izquierda.

La pasada temporada, durante su cesión al Maccabi de Tel Aviv, disputó un total de 26 encuentros, celebrando nueve tantos en su periplo israelí. Allí llegó desde el Derby County, quien pagó tres millones de euros para hacerse con sus servicios tras una interesante temporada en el Reading, participando en 47 partidos y firmando 13 goles, así como dando tres asistencias.

Babin, pieza clave

Además del mimo con el que Miguel Torrecilla ha llevado a cabo las conversaciones, considerando a este futbolista como una de las vigas maestras del nuevo proyecto, Jean-Sylvain Babin también ha sido una pieza clave para terminar de persuadir a Blackman, con el que coincidió en la pasada temporada durante su año en Tel Aviv y que aspira a convertirse en el séptimo fichaje de este verano, sin contar la situación de Neftalí, entre el primer y el segundo equipo. La nómina de extranjeros, por otra parte, se dispara ahora hasta los nueve futbolistas, una cifra que marca el techo del club, que ha considerado otros mercados para reforzarse por encima del español, bastante encarecido este verano a ojos del Sporting.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos