Torrecilla redondea el nuevo proyecto con el extremo cordobés Álvaro Jiménez

Torrecilla redondea el nuevo proyecto con el extremo cordobés Álvaro Jiménez
Álvaro Jiménez, en el final del curso pasado en Mareo, con Isma Cerro. / INSTAGRAM ÁLVARO JIMÉNEZ

El salmantino activó los contactos después de que el jugador, que tiene previsto llegar hoy a Gijón, no pudiera ser inscrito en la Liga por el Málaga, con el que llegó a pasar el examen médico

J. BARRIO / A. MAESE GIJÓN.

Mientras Uros Djurdjevic tomaba tierra, Miguel Torrecilla avanzaba en la negociación para la incorporación de un extremo, el último fichaje programado en el proyecto, salvo que del mercado pueda surgir alguna posibilidad interesante más. El director deportivo salmantino tenía prácticamente acordada a última hora del día la operación para la incorporación del extremo cordobés Álvaro Jiménez, de 23 años, propiedad del Getafe, aunque aún quedaban algunos flecos por rematar. En cualquier caso, las posturas estaban muy cercanas. Incluso se le esperaba hoy ya por Mareo.

Su nombre figuraba dentro de la relación de futbolistas que Torrecilla valoraba para fortalecer la banda izquierda, aunque es diestro, por su velocidad y desborde en el uno contra uno. No obstante, el salmantino mantenía otros frentes abiertos, con el Málaga como principal candidato para hacerse con sus servicios. La trama, sin embargo, experimentó un giro caprichoso durante la jornada de ayer. El jugador andaluz se desplazó con sus agentes -su representante es Manuel García Quilón- hasta Málaga, llegando a pasar el reconocimiento médico a primera hora del día.

Más Sporting

El problema surgió cuando el club andaluz intentó tramitar su inscripción en la Liga a lo largo de la mañana, según fuentes consultadas, y esta la rechazó, argumentando que el Málaga había superado el tope salarial. Desde La Rosaleda informaban asimismo que el club andaluz había instado entonces al jugador a que esperara unos días más, para desatascar la operación con alguna salida, pero Álvaro Jiménez y sus agentes optaron por activar la opción del Sporting.

A partir de ahí, el club gijonés comenzó a negociar los pormenores económicos de la operación para hacerse con los servicios de este futbolista, que en principio se incorporaría al proyecto como cedido. El jugador inició ayer el viaje a Asturias, pasando la noche en Madrid, y hoy espera tener su primera toma de contacto en Mareo. Si la fase de documentación final no experimenta ningún retroceso, de hecho, podría entrenarse esta tarde con el Sporting. A sus 23 años, el extremo, que ya estuvo en el tramo final de la pasada temporada en Mareo saludando a Isma Cerro, con el que mantiene una buena relación, es un futbolista muy cotizado en la categoría por su descaro y sus explosivas condiciones, que le permiten jugar en las dos bandas, incluso por dentro, aunque tiene un buen centro con la derecha.

A Valdebebas con 14 años

El Getafe, el club que tiene la propiedad de sus derechos, le adquirió el pasado verano en propiedad por un millón de euros. Atrás quedaba una larga estancia en Valdebebas, quemando todas las etapas formativas del Madrid, a donde llegó con 14 años como cadete del Córdoba y heredero de una estirpe de jugadores -es sobrino del exfutbolista Pepe Hueso-, hasta alcanzar el Castilla con Zinedine Zidane de entrenador. Durante esa fase coincidió con el propio Isma Cerro. El Coliseum le permitió explotar en Segunda hace dos temporadas. Llegó cedido al Getafe, con una opción de compra, y disputó 33 partidos, marcando dos goles y brindando dos asistencias. Su brillo sirvió para que se ejecutara esa cláusula -el Madrid se reservaba un derecho de recompra y el 50 por ciento de una futura venta-, pero en Primera desapareció de los planes de Bordalás. Participó durante el último curso en solo 13 partidos, celebrando un gol.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos