«El carácter serbio me lleva a pelear. No me gusta perder ni en los entrenamientos»

Uros Djurdjevic, tras el entrenamiento en Mareo. / ARNALDO GARCÍA
Uros Djurdjevic. Futbolista del Sporting

«No tengo ninguna duda de que el gol llegará. Hay que ser paciente», asegura el delantero

JAVIER BARRIOGIJÓN.

A primera vista, escuchándole con atención -tono de voz bajo, pero mensaje seguro y firme en inglés-, da la impresión de que Uros Djurdjevic (Belgrado, 1994) llevaba años preparándose para esto. Juega con las manos y recita de forma espontánea los rivales directos que tendrá el Sporting este año: Málaga, Zaragoza, Las Palmas, Osasuna, Deportivo... «Son equipos históricos de Primera», remacha el delantero, que de niño admiraba al Fernando Torres de la primera etapa en el Atlético. La comida de la plantilla en Mareo ya ha concluido y 'Djuka', como le gusta que le llamen, aparece vestido de manera informal para conceder su primera entrevista en exclusiva a EL COMERCIO. No se le ve preocupado por no haber descorchado aún. Parafraseando a la Casa Stark, de 'Juego de Tronos', el fichaje más caro de la historia del club avisa de que «the goal is coming (el gol llegará)».

-¿Uros o 'Djuka'?

-'Djuka'. Es mi apodo (sonríe).

-He leído que Uros fue un nombre bastante habitual para algunos reyes de Serbia en el pasado.

-Sí. Es verdad.

-¿Cómo se ha adaptado a Gijón y al Sporting?

-Lo cierto es que me encuentro muy bien aquí. La gente es increíble. Todo el mundo vive para el fútbol y, sobre todo, para el Sporting, que es su gran pasión. Ya lo he visto en El Molinón. Es alucinante. Lo comenté en la presentación. Antes de venir también había hablado con Dejan Lekic. Me dijo todo lo bueno que tenía el Sporting: el club, la afición. Me dijo que era mi mejor opción.

-¿Y es como se lo imaginaba?

-Sinceramente no podía imaginar esto. Esa atmósfera tan especial de El Molinón, los aficionados... Realmente no me esperaba esto. Es increíble.

-¿Había estado alguna vez en España antes de su llegada a Gijón?

-Sí. Creo que estuve una vez con la selección sub 21 para jugar contra España. Jugamos en Cádiz, en el Sur.

-Usted llega de competir al más alto nivel en Grecia. ¿Qué opina de la Segunda División?

-Pienso que estamos en una temporada histórica. Creo que una competición como la de este año no se había visto nunca. Tantos equipos de Primera jugando en Segunda: Sporting, Las Palmas, Málaga, Deportivo, Zaragoza, Osasuna. Son todos grandes equipos, históricos de Primera. Va a ser una competición extraordinaria la de este año.

-Rubén Baraja tiene mucha confianza en usted. Ha jugado sus dos primeros partidos como titular.

-Sí. No he podido marcar todavía. Soy un delantero y, como todos, necesito hacer goles. Sé que tengo esa deuda, pero tal vez también necesito partidos para adaptarme. Ver cómo jugar. Entender mejor, por ejemplo, el juego de Carmona, el de Álvaro Jiménez... Conocernos cada vez mejor. Por lo demás, yo siempre doy el máximo de mí en el campo. Puede suceder que no marque en un partido, pero lo que no puede pasar nunca es que no dé el cien por cien.

-¿El gol es tan importante para usted como parece?

-Yo siempre trabajo por el equipo. El entrenador también quiere que trabaje duro en la presión y eso hago. Sé que el gol llegará. No tengo duda.

-¿Conocía el Rubén Baraja futbolista?

-Por supuesto.

-Estuvo muy cerca del gol el pasado domingo ante el Extremadura.

-Incluso marqué, pero era fuera de juego (sonríe). Tuve también una buena oportunidad en el minuto dos del inicio. Pero lo más importante, por encima de todo eso, es que conseguimos los tres puntos.

-¿Está ansioso por marcar o mantiene a raya ese estado?

-Lo único que pienso es que hay que ser paciente y mantener la calma para hacer bien las cosas. Fueron mis dos primeros partidos con el equipo y lo único importante fue que el Sporting ganó. Voy a marcar seguro. Tal vez en el siguiente.

-Usted llama mucho la atención por su trabajo y pelea constante con los defensas.

-Siempre, en todos los clubes en los que he estado, los aficionados se han identificado con mi forma de ser. Es el carácter serbio, que siempre me lleva a pelear. No me gusta perder ni en los entrenamientos. Por eso doy siempre el máximo.

-¿Y qué opinión le merece el equipo que se ha formado?

-Pienso que hay un muy buen equipo y muy buenos jugadores. Gente con experiencia, como Babin, Carmona... Es un buen grupo. Creo mucho en este equipo y pienso que lo vamos a hacer muy bien esta temporada.

-¿Con quién ha hecho más relación en estos primeros días?

-Posiblemente con Carmona, Álvaro, Hernán (Santana)... Los jugadores con los que más estoy trabajando arriba.

-Es el fichaje más caro de la historia del Sporting. ¿Está preparado para asumir esa responsabilidad?

-Sí. Estoy preparado. Sé que quizá eso pueda suponer algo de presión, pero he jugado antes con presión. No es un problema para mí. Todo el mundo, también los aficionados, pueden estar seguros de que voy a dar el cien por cien en el campo. Siempre lucharé. Pueden esperar todo eso de mí. También goles.

-¿Cómo va con el español?

-Hoy -por ayer- tendré mi primera clase (sonríe). De momento con algunos compañeros me entiendo bastante bien en inglés, como son Isaac Cofie, Babin o Blackman. Con otros, que hablan muy poco inglés... tengo que aprender español pronto. Será bueno para todos. De momento sé decir alguna palabra típica, como 'gracias' (lo dice en castellano) y cosas así.

-Su hermano también es futbolista, Kristijan Djurdjevic.

-Juega en Serbia. También es delantero. Somos dos hermanos.

-¿Sus padres ya han visitado El Molinón para verle?

-Sí. Mi padre estuvo precisamente el domingo pasado viendo el partido contra el Extremadura.

-¿Escogió el número '23' por ser un dorsal especial en el deporte?

-No. Mi número favorito en realidad es el '32', pero aquí no lo he podido coger porque es un dorsal para los jugadores más jóvenes. Podía escoger hasta el '25'. Y el '23' estaba libre. Es el mismo número, pero al revés (risas).

-Recorre muchos kilómetros en su trabajo de presión. ¿Nunca se cansa de pelear en el campo?

-No, nunca. Siempre quiero ir a ganar. No puedo sentirme cansado.

-La gente del fútbol comenta sobre usted que es un futbolista con mucho carácter. ¿Es real o hay algo de exagerado en ello?

-Tengo mucho carácter, por supuesto. Siempre peleo en el campo y en alguna ocasión pudo haber alguna entrada estúpida o algo parecido. Pero esto es fútbol. Es normal que sucedan estas cosas.

-En España eso es tener la 'sangre caliente'.

-Sí (sonríe).

-Hace un par de años marcó 24 goles para el Partizán. Sería una buena cifra para este año, ¿no?

-Aquella fue una temporada impresionante para mí. Todo fue positivo en líneas generales. A nivel de club, porque conseguimos la Copa y el campeonato, y a nivel personal porque fui el mejor goleador de la temporada. Es un recuerdo muy bonito para mí. Espero que está temporada en el Sporting pueda ser así.

-¿Cuántos goles le gustaría celebrar este año?

-Nunca hablo sobre eso. No digo nada sobre un posible número de goles. Los aficionados siempre pueden esperar de mí la pelea, la presión y el máximo esfuerzo por el equipo. El gol llegará, sin lugar a dudas, pero no puedo decir cuántos. Espero marcar muchos.

-¿Conoce a Stefan Scepovic?

Por supuesto que lo conozco. Sé que jugó aquí.

-¿Y al croata Mate Bilic, el gran goleador de Los Balcanes que tuvo el Sporting?

-No le conozco personalmente, pero me han hablado lo mejor de él. Sé que hizo grandes cosas en el Sporting.

-Usted se formó en el Estrella Roja, pero se fue de allí y su explosión profesional fue en el Partizán, el eterno rival. Eso tiene que ser complicado en Belgrado.

-Antes del Partizán, algunos pensaban que no había que preocuparse por mí. Pero, cuando fui profesional, luché por ese club y marqué muchos goles. Eso es el fútbol. Ser profesional.

-Todavía queda mucho tiempo, pero ¿qué espera del derbi contra el Oviedo?

-Tengo claro que es un partido muy importante aquí y que en Asturias hay un gran derbi. Me gusta mucho jugar este tipo de partidos. Espero que terminemos el derbi como ganadores, que es lo más importante.

-¿Tenía ídolos de niño?

-Antes me gustaba mucho Fernando Torres, sobre todo cuando jugaba para el Atlético. También me gustaba mucho Ronaldo. Me refiero al gran Ronaldo (Nazario).

-Le han descrito como un líder, acostumbrado a llevar el brazalete de la selección de Serbia en todas las categorías inferiores.

-Me gustaría ser un líder en el equipo, pero tengo que ser paciente porque hay otras muchas cosas antes. Quiero mostrar lo mejor de mí en el Sporting, marcando muchos goles y trabajando muy duro para ser algún día ese líder.

Más Sporting

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos