Djurdjevic: «Estoy feliz de estar aquí»

Djurdjevic, ayer, a su llegada al aeropuerto de Asturias procedente de Madrid. / ARNALDO GARCÍA

El serbio, que se ejercitará hoy con el Sporting para luego ser presentado, llegó ayer a Gijón

JAVIER BARRIOAEROPUERTO DE ASTURIAS.

Se hizo de rogar. Algo más de media hora. Mientras, al otro lado del cristal, varios aficionados sujetaban su móvil de forma paciente. Trataban de identificar a Uros Djurdjevic desde la distancia en el grupúsculo que quedaba alrededor de la cinta de recogida del equipaje. Al final, alguien le reconocía. «Es aquel de allí», se escuchaba. «Creo que tarda porque están buscándole una maleta que no aparece», explicaba una mujer que se había intercambiado algunos mensajes con un familiar que formaba parte del mismo pasaje que el serbio, quien había tomado un vuelo a primera hora del día desde Atenas con escala intermedia en Madrid.

Su llegada provocó algo de revuelo en la terminal asturiana. Alguno, que tuvo conocimiento allí mismo del aterrizaje del avión con el nuevo futbolista rojiblanco, estaba tan absorto y concentrado en conseguir una instantánea del delantero que casi se olvidó de los familiares que iba a recoger, lo que provocó alguna simpática situación. Eran las cinco y media de la tarde cuando Djurdjevic, con semblante serio al principio -más relajado y sonriente después-, salía por la puerta de 'llegadas' del aeropuerto de Asturias. Le acompañaban dos asesores.

El delantero, con un físico muy afilado, portaba una mochila a su espalda y vestía de forma informal: un polo blanco, un pantalón negro y unas zapatillas de deporte también de color blanco. «Sí, estoy feliz de estar aquí», fue la única concesión que hizo el futbolista de Belgrado, que se expresó en inglés en las contadas respuestas que salieron de su boca. Sonriente, pero sin soltar prenda, pidió paciencia: «Hasta mañana». No dijo mucho más, salvo repetir con prudencia el mismo mensaje y respetar el protocolo previo a la puesta de largo.

Más Sporting

Tomás Hervás aguardaba en la terminal a su llegada. La suya fue la primera mano que estrechó Djurdjevic de un miembro del club gijonés. Un puñado de minutos después de que hiciera su primera aparición pública, el delantero de Belgrado y sus dos acompañantes se subieron al vehículo del exfutbolista del Sporting y pusieron rumbo a Gijón, hospedándose en un hotel de la ciudad. Luego pasó el reconocimiento, conoció al presidente Javier Fernández, y firmó su nuevo contrato con el club. La intención es que hoy participe en el entrenamiento matinal y sea presentado al final del mismo.

Con la vista en el domingo

La operación para su fichaje marca un nuevo techo económico para el Sporting en el capítulo de inversiones, con un desembolso bastante superior a los dos millones de euros, redondeado con un contrato que irá hasta las cuatro próximas temporadas. No se descarta que el domingo pueda debutar ya con la rojiblanca en El Molinón en el partido frente al Nástic. Dependerá de los próximos días, del criterio de Baraja y de lo rápido que encaje en el grupo.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos